jueves, 6 de noviembre de 2008

CUANDO LA MUERTE NO SE RÍE…

En ocasiones hay temas o situaciones, en los que resulta muy difícil hacer un cartón.
Pero hay un tema particularmnete complicado: la muerte.

Y no me refiero a la muerte en abstracto o a la muerte juguetona que solemos convocar para las calveritas del Día de Muertos, sino a la muerte real, en directo; la que llega de improviso y con todas sus letras.

Cuando esta muerte aparece en alguna de sus presentaciones: un asesinato, una catástrofe, una atentado, un genocidio, un magnicidio, o una tragedia, es realmente difícil pensar y hacer un buen cartón.

Porque el dolor merece respeto, y a veces el humor negro puede cruzar el límite del mal gusto.

Lo que sucedió la tarde del martes es, por lo tanto, un tema difícil de tratar para los caricaturistas. Y la cosa se complica porque en este caso, a la tragedia, hay que sumarle la duda: ¿qué fue lo que realmente sucedió?

Si el percance aéreo en el que murieron Mouriño, Vasconcelos y varias víctimas más, fue un accidente, se trata entonces de una lamentable tragedia que se circunscribe al ámbito del duelo privado de sus familias y seres queridos, y a la obvia consternación que provoca la muerte de personajes públicos.

Si, por el contrario, fue un atentado, la cosa es realmente grave, en tanto que implica un deterioro aún mayor del ambiente político y una gravísima falla de seguridad nacional, por no hablar del entorno en el que sucede, en medio de una cuestionada guerra del gobierno federal contra el crimen organizado.

Mientras no exista información fidedigna y confiable, lo único que hay son especulaciones. Y los moneros no podemos hacer cartones con base en especulaciones.

Durante estos dos días fue realmente muy complicado hacer nuestro trabajo. Muchas ideas llegaron al papel, pero inevitalemente fueron deshechadas por lindar en el mal gusto, en la falta de respeto, en ese humor negro que, con la inmediatez de la tragedia, se vuelve insoportable.

Los dejo con un par de cartones realizados hace ya varios años, en circunstancias similares. Cartones que, evidentemente, no hacen reir, pero que, de alguna manera, creo que capturaron la zozobra que quedó después del paso devastador de la muerte.

–Este cartón lo hice el 11 de septiembre de 2001. Se llama "Flatline"



–Este fue realizado poco después de la invasión a Irak, cuando el júbilo del aparente triunfo de los primeros días se fue convirtiendo en una pesadilla, tanto para los invasores, como para el país ocupado.

40 comentarios:

Dr JJ Estrada dijo...

Es un gusto leerlo, como siempre, y he de apuntar que me agrada que los cambios de "ultima hora" que como siempre el barbón hace y seguirá haciendo... nos hace reflexionar.. no se desea la muerte al adversario... sino imaginese a todos los boxeadores... ha pasado... muy recientemente hechos que no podiamos adivinar, como la muerte de Aguillón, boxeador que como muchos otros, nos juagamos la vida todo el tiempo...
En fin, no nos congratulamos con la muerte de mouriño, que como tantos otros,solo disfrutan las mieles del poder, y hasta la suerte parecia sonreirles tanto... como a Macario.... el personaje de BRUNO TRAVEN....

si los que visitan este blog esperan encontar escarnio por lo sucedido, yo puedo decir con autoridad, que se hacia escarnio del FUNCIONARIO, del PERSONAJE, Y NO DEL SER HUMANO...

porque hasta el sicario mas sanginario de cualquier cartel, tiene su lado noble y ama, como todos, porque hasta la cupula de la iglesia peca.. y como nadie no sabe, asi seguira siendo. No se lamenta la muerte de un padre de familia que defiende sus ideales, como muchos de nosotros aqui. lo que se lamenta es la perdida de valores, como para desear la muerte a los que no piensan como nosotros...

En nuestras familias hay gente que no piensa igual, pero no debiera ser motivo de pleito, sino de respeto, tolerancia y sobretodo, ejemplo.. lo que nuestros hijos nos vean hacer, eso harán, no importa lo que le digamos todos los dias.... como en la misa....

marichuy dijo...

Muy buena tu reflexión, comparto todo lo que dices. Infortunadamente, la situación del país, nuestra experiencia en "lamentables accidentes" nunca aclarados, nos ha vuelto sospechosistas. Yo, más por mi confort mental que por otra cosa, me negaba a aceptar la posibilidad de un atentado; luego cedí un poco y pensé en que quizá habría sido contra Vasconcelos; pero a esta hora de la mañana, ya estoy dudando también de eso...

Sería muy hipócrita y oportunista si dijera que no he parado de llorar; Mouriño nunca fue mi hit, pero de ahí a congratularme por lo sucedido, hay un trecho insalvable. Ese accidente, atentado o lo que haya sido, tiene más de una implicación. Una sería que mina, aún más, la poquísima credibilidad y confianza que nos quedaba. Otra, me parece, es que ha sido un disparo directo... al centro del corazón de Felipe Calderón. La noche del martes, al ver su expresión de absoluta consternación y desconcierto, por primera vez sentí una gran pena por él... y al mismo tiempo, por nuestro pobre país en virtud de las consecuencias que ese hecho pueda acarear.

Saludos

Raúl H. Pérez dijo...

Así es: independientemente de filias y fobias políticas, se tata de un tragedia.

Victor E. dijo...

Es una pena. Tragedias de esta indole afectan a tod@s, independientemente de quienes hayan perecido en tan lamentable accidente.
Ojala y las autoridades federales informen con veracidad (?) de las consecuencias reales que ocasionaron este accidente, por el bien de Mexico.

El Agus dijo...

Desde luego que es triste cuando cualquier persona fallece, sobre todo para todos los cercanos a dicha persona. Sin embargo uno que ve los acontecimientos desde lejos no puede dejar de cuestionarse:

¿Porqué no tuvieron la misma diligencia Calderón y su gabinete para aclarar lo que pasó en Pasta de Conchos o en la plataforma petrolera Usumacinta de Campeche?

Aclarar el porque de una muerte es importante porque se trata de un ser humano, no importa si es Juan Pueblo o es un importante político.

Patt dijo...

Siempre es lamentable la pérdida de un padre de familia, de un esposo o de un amigo, aunque este no fuera mi personaje político favorito.

Por mi parte la noticia me sorprendió por que hasta un día antes reía de el cartón publicado donde Mouriño dice que es mentira que dejaría la Secretaría de Gobernación... ironías de la vida...

Esto solo debe hacernos reflexionar sobre la poca conciencia que tenemos de que la vida es prestada, pasajera y tan corta y que la vida se ríe de los planes que hacemos.

Lo único que me hace ruido es que quieran ahora tratar al señor como héroe nacional y se olvidan todas las transas que hizo y hubiera seguido haciendo si no lo hubieran requerido en el más allá... creo que es el clásico "es que era tan bueno" que sigue después de una muerte.

Chucho dijo...

La vida es como una obra de teatro y al morir nos deshacemos de nuetros personajes y no volvemos los simples actores que los representaron.

No recuerdo donde leí eso (creo que en el Quijote), pero es perfecto para este tema.

No hay que enfocarnos en el "personaje que representó", sino en la tragedia de una muerte prematura de un ser humano.

Admiro a los moneros por enfrentarse a las situaciones que describes.

pispiration dijo...

Recuerdo el Chahuistle anterior al día que mataron a Colosio. Lo dibujaron chiquito, en las esquinas de muchas páginas en referencia a que los reflectores estaban sobre Camacho Solís.
Después, no hubo más que respeto a su muerte y al dolor. Siempre he admirado eso de ese grupo de amigos cartonistas, con una gran sensibilidad para usar el humor.

Por cierto que Plaqueta sí se pasó, pero este no es su blog.

Hugo dijo...

Mouriño estaba politicamente muerto, como muchos moneros lo dibujaban como un cadáver andante en varios cartones que vi publicados.

Desgraciadamente sólo la muerte física le pudo arrebatar el puesto al que se aferró y no quiso renunciar a el, sabiendo que el tráfico de influencias al que incurrió era más que evidente. También Calderón lo mantuvo ahí sabiendo que ya no era ético mantenerlo en el segundo cargo de mayor rango dentro de la estructura del ejecutivo federal.

No deja de ser sospechoso el accidente, y todo mundo habla del asunto y cada quien hace las conjeturas que la imaginación nos da.

Pero de lo que podemos estar seguros es que no murió de "gastritis crónica fulminante".

Manexpat dijo...

Señor Hernández,

Si bien fui un gran admirador de sus cartones durante gran parte de la década pasada y sigo considerando que la calidad gráfica de su trabajo no sólo se mantiene sino que ha mejorado notablemente, mentiría si no le confesara que he sido muy crítico de su trabajo en los últimos 4 años.

El motivo por el que menciono estos antecedentes no es para trollear sino todo lo contrario:

A pesar de que tenemos criterios políticos diferentes y mi opinión suele diferir de la suya en muchos rubros, hoy no puedo menos que reconocer la enorme demostración de clase, sensatez, compasión y empatía que usted ha demostrado con esta entrada.

¿Será posible que la enorme división que hay en nuestro país desaparezca algún día? Leer cosas como esta me hacen creer que se puede seguir teniendo optimismo.

Gracias.

Dany Cruz dijo...

Hoy, como cada mañana, entré a la pégina de La Jornada a ver que habías dibujado, como no encontré cartón entré al Blog Tamaño Carta a ver si decías algo.
Mañana habrá algo de que ironizar, hoy admiro tu integridad.

paulrc dijo...

El fallecimiento de cualquier persona es siempre una desgracia, magnificada para sus seres cercanos. En tales circunstancias es necesario, por un elemental sentido de humanidad y decencia, mostrar respeto para con dicho dolor. Me manifiesto en consecuencia.

Por ello saludo con agrado la nota original y los comentarios, que muestran un poco más que ese elemental sentido que aludo más arriba. No haré contrastes aquí, porque no quiero que parezcan invocación.

Por otro lado, no comulgo con la idea de que "todos los muertos son santos". Ya se han señalado más arriba algunas de las vicisitudes del extinto funcionario; pero supongo que habrá un mejor momento para abundar al respecto.

Saludos a todos los lectores y a Hernández.

Tepocata dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que hay que mantener respeto en este tipo de situaciones.
Que son vidas humanas de las que estabamos hablando.

Pero me irrita ver el despliegue de poder para investigar a fondo la muerte "accidental" del Amigo ENTRAÑABLE y más cercano COLABORADOR del Presidente...

El pseudo-reportero Loret de Mola hoy atinó bien al preguntar constantemente: ¿Y que hay con los inocentes que estaban en la calle? ¿Que se ha hecho para ayudar a su familia, para identificarlos?

En el discurso de Campo Marte Calderón alardeó del experto grupo y excelente comunicación que ha tenido con EEUU y el Reino Unido... Qué hay con el Gobierno de la Ciudad? al parecer el DF es unico interesado en ayudar en lo que se refiere a las vidas de inocentes que fueron arrebatadas.

Otra vez, la verdadera eficiencia judicial es digna de unos cuantos.

inti666 dijo...

Comparto la opinión del Sr. Agus.
Es igualmente trágica e insoportable la muerte de tantos mexicanos que desde el inicio de "la guerra contra el narco" ha visto no solo desaparecer sus garantías individuales sino a sus familiares y amigos. Yo mismo fui soldado en época de Fox y ya desde esa época se hacían muchas arbitrariedades con sello de lucha contra el narco pero sin la mirada pública o sin sello de aprobación mediático.
Aquí se trata de un Secretario de Gobernación corrupto y que aprovechando su posición doble de empresario y funcionario abusó de su poder para beneficiar a empresas que saqueaban al país, me niego a unirme a la histeria colectiva que quieren iniciar los medios, esto apesta a Paco Stanley,pero si va mi más sentido pésame a las familias de los afectados y a su auténtico dolor.

ospina dijo...

una tragedia como la que paso este martes realmente es muy dolorosa pero lo es mas porque todos los reflectores estan sobre las muertes de Mouriño y Vasconcelos, y a las demas muertes y heridos que sin deberla y temerla les llego "el Avionazo" casi nadie se ocupa de ellos nomas porque no son figura publicas. pero pues asi es la justicia o mejor dicho la injusticia en nuestro pais cuantos casos de muerte no tenemos en este pais que se han quedado sin solucionar solo porque las victimas eran mujeres, hombres o niños que no eran figuras publicas?? las muertas de Juarez, Ernestina Ascencio, Acteal, Pasta de Conchos, los estudiantes muertos en el 68,los desaparecidos en los 70 son solo unos pocos de los muchos ejemplos que hay de injusticia en este pais

Hiro dijo...

ninguna tragedia es sostenible bajo la tela del la duda. Alguna vez me pregunté si vale la pena tanto dolor por una posible desaparición (lo imaginan en las islas Caimán tomandose unas margaritas a la salud de todos los que perecieron?) eso solo como posibilidad, remota, pero creíble en este país donde todo y nada pasa.

Mi mas sentido pésame para los que fallecieron.

Pepeto dijo...

Su sensibilidad no estára peleada nunca con su talento,mi admirado Hernandez.Lo que sucedio fué precisamente eso: una tragedia,al margén de cualquier partido o postura política.
Efectivamente, los malos pensamientos y las suspicacias invadieron la mente de la mayoría de los mexicanos durante las primeras horas del percance y resulta un alivio empezar a darnos cuenta que - efectivamante- y por bien del país,la cosa no resultó otro ajuste de cuentas de gran magnitud.
Un abrazo desu amigo Pepeto.

Roberto Valls dijo...

Estimado Maestro Hernández:

Su servidor, caricaturista político desde hace más de 16 años, también criticó en su momento el quehacer que como funcionario y servidor público tuvo Don Juan Camilo. Sin embargo, en mi caso muy particular, los señalamientos no eran hacia la persona, sino a un Sistema Político Mexicano anquilosado, que nos ahoga día con día. En efecto, yo también estoy sufriendo los estragos acerca de cómo manejar una noticia que de entrada tiene tintes de tragedia. Es posible que debamos hacer un pequeño alto respetuoso, y esperar mejores momentos para caricaturizar y deformar una realidad que está rebasando toda ficción.
Gracias y saludos desde Tuxtla Gutierrez.
www.trazosvalls.blogspot.com

El jinete de la perdición dijo...

Como muchos han dicho, lo que realmente me hace sentir mal es que los medios y todo el mundo esten consternados por la muerte de Mouriño y co. y no de los inocentes que murieron en el "avionazo" sin deberla, no eran figuras publicas pero eso no deberia restarle importancia a sus vidas.

osodelpan dijo...

Concuerdo contigo Pepe, y es que no es de buen gusto la burla hacia el dolor ajeno, ayer discutia con otra persona este punto , puesto que ella se burlaba de que muriera mousirño incluso señalando que el propio gobierno se hizo cargo por las complicaciones de los tejemanejes que tenia mouriño que ya todos conocemos, cosa con la que no comulgo pues la perdidad de una vida siempre será cosa seria y lamentable, aparte, independientemente que este señor estuviera en contubernio con calderon para hacer de este un país mas fregado aun, es una cosa y otra es que se le desee la muerte, por el contrario, me hubiese gustado que viviera para ver caer lo que con tantas mañas y trampas construyeron...en fin, saludos.

PUEBLO DESPIERTO dijo...

Tienes razón Hernández. No era correcto que hicieras un cartón, enterrando una oreja por aquí, y la otra por allá, y en grandes sarcófagos. Es mejor haber puesto lo que pusiste. Hoy en vez de hacernos reír, nos hiciste casi llorar. Con la admiración de siempre, recibe también un saludo.

Pablo Cabañas dijo...

Ante tragedias de este tipo, no podemos hacer mas que quitarnos las ideologías y pensar humanamente. Asímismo, concuerdo con la idea de que se criticaba a Mouriño no como persona, sino como parte de un devaluado sistema político...

Mis más sinceras condolencias a sus familiares.

Luis Ricardo dijo...

Pero sinceras condolencias, tampoco. Silencio prudente, en todo caso. El hombre no fue honesto, no fue derecho, no fue un hombre de bien y quien lo está diciendo miente y eso tampoco hay que dejarlo pasar.

Tumeromole dijo...

Me parece interesante tu anotación, pero tampoco con la muerte se olvida, es por eso que me parece un buen trabajo el que hizo este individuo: http://canijochaneque.blogspot.com/2008/11/mourio-ampliando-sus-horizontes.html.

O no?

almatrix dijo...

Totalmente de acuerdo con el sensible post. Pero también muy atinado rescatar del olvido a esos otros que también fallecieron. Sólo por ser el secreatrio de gobernación (con minúsculas), se merece que hasta impriman un retratote, le llamen DON y le tapen el féretro con la bandera (lo que por cierto me parece un exceso, luego del ruido que hubo por su dudosa nacionalidad)? Y los otros dos muertos que no han ni siquiera identificado? Quedarán así? sin identificar? Me sorprende también que de inmediato los EEUU estén ya en la zona de desastre e investigaciones. Ahí se demuestra que en este país no tenemos ni tecnología, ni expertos, ni inteligencia operativa para investigar un caso como este, y esa sólo me parece culpa de la secretaría de gobernación.

Choms dijo...

Es muy cierto, es dificil, sobre todo cuando se esta en un ambiente politico tan espinoso como el que actualmente se vive.
Un saludo.

Anónimo dijo...

es mas interesante el cambio político del país después del fallecimiento de mouriño, ya que no hay que olvidar que era unos de los políticos que mas Impulsaban la reforma energética,y la clara privatización de pemex, con sus ya famosos contratos, todos coincidimos que fue una tragedia, Pero no hay que olvidar a todos los que fallecieron, que han olvidado,porque los medios de comunicación están tan obsesionados con la muerte de mouriño, y que sucede con gente inocente que fallecio que ni siquiera su nombre dicen!
y que podemos esperar si estamos tan apegados a la vida tan mal acostumbrados, como si fuera nuestra, mucha gente le gusta pensar en ese pensamiento magico de un ser supremo, y da cierta seguridad, Por lo cruel que se escuche, a mi me gusta pensar que mouriño se retuerce en el averno, con sus contratos.

atte
Alcoholics Anonymous
Un borracho costernado !!

Mauricio dijo...

Que tal Pepe & blogger´s:

En lo particular asumo la postura de Luis Ricardo (6 de noviembre de 2008 18:13) sobre un SILENCIO PRUDENTE por respeto a los deudos de Mouriño, pero para los deudos de las demás victimas de la tragedia, envio mi más sincero pésame.

Saludos.

Erixu Ouji dijo...

Desear o no la muerte de alguien es en cierta medida estúpido , ya que esto sucede no por nuestro simple deseo sino por circunstancias que no podemos controlar o que ni siquiera tenemos en nuestras manos el logralo o no (una cosa es desear y otra ya realizarlo. Osea que esto no viene al caso).
Cuando acontece una muerte sucede algo curioso:Vuelve santos a quienes la sufrieron e inmediatamente olvidamos que nosotros también vamos para allá. Pero el punto es ¿cómo nos vamos a ir? pues no basta ya sólo el cómo, sino quiénes somos para que nuestra muerte esté rodeada de un significado y, si es posible, hasta buscar una justicia a ésta.
Y aquí es donde pregunto->¿Qué hay de aquellos asesinados, de muertes violentas y accidentes trágicos que NO fueron del ambiente público? ¿Su muerte vale menos o carece de sentido y significado, o peor aún, son MENOS tomados como seres humanos?.
A lo que voy es que si bien es buena medida guardar silencio ante este acontecimiento por falta de informacion sobre lo sucedido, tampoco podemos quedarnos con caras largas y fabricar héroes que nunca lo fueron y que ni siquiera lo merecen¿ Héroes por su sola muerte trágica? ¿Un caso típico de "niño/a del pozo?¿Dónde queda pues esa "moral humanitaria" haciéndole más ruido y tanto pésame a un solo acontecimiento, cuando ha habido tantos casos en la oscuridad clamando por justicia y por una respuesta a su muerte?Y ya ni siquiera en la oscuridad, sino que ya muchos de esos casos está ahí libres y restregándose ante la mirada de todos sin que nadie le importe un pepino.
Yo no quiero ser hipócrita ni quiero lanzar lamentos que no siento. Quizá sea un tanto agresivo pero quiero ser auténtico conmigo mismo y con aquellos que conocí y que han muerto asesinados en la ignorancia de la opinión pública y, a la fecha, seguirán así.Nunca he deseado la muerte de nadie porque eso no está en mis manos y ni siquiera he llegado a odiar tanto como para hacerlo. Más pena me da la gente que ha quedado oculta y sin ruido su muerte, apesar de haber fallecido en ese mismo sitio. Por ellos lamento más lo que pasaron sus familias y que nunca encontrarán una respuesta.

Saludox.

Chanokkk dijo...

De hecho, estos días lo primero que veo de los periódicos on-line es eso, precisamente, los cartones... la forma en que cada uno de los moneros mexicanos de importancia han tomado el tema...

Las cosas se están poniendo deprimentes al estilo del Tri: "... ya no queremos pensar, mejor queremos olvidar y que nadie nos diga que debemos hacer pues nadie sabe lo que va a pasar..."

Ukrania dijo...

Siempre es un gusto leerte. Escribes muy bien.

Muchos saludos

P.D. Entendí bien; no quiere mensajes.

:o )

Tati, cartonista e ilustrador dijo...

Soy un monero de Guanajuato y te comento que estoy experimentando el mismo sentimiento que tú, y que transcribí en mi blog.Aprovecho para incluirte en mi lista de ligas.
Animo colega

Roger Aleph dijo...

Creo la misión de los caricaturistas y de aquellos que se dedican a la comicidad y burla de los personajes públicos no deben hacer excepciones, Mouriño murió y como cualquier muerte tiene su lado cómico y trágico, por cierto más trágico fue la muerte y desfiguración de la gente que estaba en tierra, pues finalmente ellos (los colaterales) son minimizados. La madurez de política y la doble moral mexicana han dado la cara en estos días. Es necesario que quienes usan a los personajes públicos como fuente de inspiración para la comicidad lo hagan incluso con los que mueren de modo trágico. Su misión es divertir o criticar aún si rozan el mal gusto. Las compadecencias y los rostros largos déjenlos para los comentaristas y sus "buenas conciencias".

Erixu Ouji dijo...

Quiero hacer una aclaración:

Al traer el término "hipócrita" lo he aplicado sólo a mi persona. No pongo en entredicho lo que puedan sentir los demás usuarios . Hablo sólo por mí. No quiero que alguien se sienta aludido y tome a modo personal mi comentario.

Saludox.

La noche despierta y los existenciales sueñan dijo...

ya es hora?

gilberto martinez dijo...

No le saques Monero Hernandez cual es la diferencia entre respetar alguien en vida o muerta hasta donde sabemos lo unico que murio fue un ser humano como tu o yo pero lo que nos genera una gran alegria es que mureto el funcionario rata se acabo de momento la rabia

NI SUS OREJAS LO SALVARON!!!!

TRIANA dijo...

hey buen blog muy bacanas las caricaturas, ojala visite mi blog de humor grafico y caricatura, saludos desde colombia

Guerrero dijo...

Las imágenes soy muy buena, bueno creo que como dices, si fue un atentado hay serios problemas sociales, ahora no creo que aunque haya sido un atentado algún día lo digan, pero creo que si lo fue deberíamos saberlo, y aunque haya sido un pérdida lamentable para el gobierno federal también es una desgracia pública que aún en esas condiciones nos oculten información que esperemos que no sea así, saludos

Luis dijo...

Yo creo que en estos casos, es cuestión de compromiso radical o mediano. Hay quienes en su guerra del día a día, no sienten pavor ante el precipicio, ante el que dirán, ante el rayar en el mal gusto y se es maldito, tajante y obscuro hasta las últimas consecuencias. En este caso, mi caricatura hipotética es: dibujar a Helguera, hernandez, Alfredo Jalife como psiquicos místicos diciendo a coro: Mouriño es un cadaver político.

Fabián Valencia dijo...

El cartón que hace referencia a la muerte de soldados en bagdad esta para la posteridad.